Homenaje al BMW M1

Homenaje al BMW M1

Notapor equipo de paddock el Jue May 01, 2008 9:13 pm

Homenaje al BMW M1

BMW ha presentado en el Concurso de Elegancia Villa del Este un prototipo con el que pretende rendir un homenaje al M1, un superdeportivo nacido en 1978, que ahora cumple 30 años. Aunque todo parece indicar que sólo es un ejercicio de estilo, la firma bávara podría estar meditando si realizar alguna pequeña serie de este M1, teniendo en cuenta que Audi está bastante satisfecha con la demanda del R8.

JOSÉ LUIS CANO


MADRID.-La firma bávara ha presentado en el Concurso de Elegancia Villa del Este un prototipo con el que rinde homenaje al BMW M1. Aunque por el momento el M1 Homage es sólo un coche de concepto y no hay indicios de que pueda pasar a producción, la marca alemana podría producir alguna serie corta de este supercoche, que ahora cumple 30 años.

Si hay algún coche de antaño que aún continúa dejándonos con la boca abierta, éste es sin duda el BMW M1. Su espectacular diseño no ha perdido actualidad, incluso 30 años después de que BMW comercializara este modelo.


Imagen
Ahora, con motivo del 30 aniversario del lanzamiento del superdeportivo, la firma bávara ha querido realizar un homenaje al M1. Y qué mejor manera de rendirle tributo que con un prototipo de nuevo desarrollo basado en el M1. Este coche de concepto ha sido bautizado como M1 Homage y se ha exhibido en el ‘Concurso de Elegancia Villa del Este 2008’, celebrado en Cernobbio, una pequeña localidad situada en los alrededores del lago Como, en Italia.
Imagen
No es la primera vez que BMW participa en este ‘Concurso de Elegancia’. De hecho, la firma bávara es un asiduo patrocinador de este festival y en él ha presentado numerosos prototipos como el BMW Mille Migilia de 2006 o el Rolls Royce 1001ex. Sin embargo, la mayoría de los coches de concepto presentados en este concurso de elegancia finalmente no se han llevado a producción.

Entonces, ¿ocurrirá lo mismo con este prototipo de BMW? Si bien todo indica a que sólo es una recreación con motivo del 30 aniversario, este fabricante germano nos podría sorprender con alguna serie a corta escala del M1.


En el caso de que BMW se plantee de forma seria el regreso del M1 y decida estudiar el planteamiento de sus rivales –en el segmento de los supercoches- encontraría luces y sombras. Sombras, por ejemplo, en el caso de Mercedes, que ha decidido poner fecha de caducidad a su superdeportivo SLR. Y luces, por el contrario, con Audi, que está satisfecha con el lanzamiento del R8.

Esta futura producción del BMW M1 ha hecho que el departamento de Diseño de la marca se ha volcara en la concepción del M1 Homage, un prototipo con el que no sólo se hace un guiño al superdeportivo M1, sino también al BMW Turbo, un coche de concepto presentado en 1972.



A mediados de la década de los 70, la firma bávara quería desarrollar un coche de competición, un vehículo de altas prestaciones que pudiera vender a sus clientes más exclusivos. Este proyecto, que se conocía con el nombre de E26, sería el primer vehículo desarrollado de forma íntegra por la filial de competición BMW Motorsport, nacida en 1972.

Según la normativa, para poder comercializar un coche de carreras, el fabricante debería producir al menos 400 unidades en menos de 24 meses consecutivos. Y aquí fue dónde surgió uno de los primeros inconvenientes. Y es que BMW Motorsport carecía de la infraestructura necesaria para construir este número de coches. Por este motivo, del desarrollo del prototipo E26 se encargaría en su fase inicial a Lamborghini.
Imagen

No obstante, Lamborghini no sería el único gen italiano del vehículo. Giorgio Giugiario fue el artífice del diseño del proyecto E26. Este creador ya contaba con un desarrollo previo realizado por Paul Bracq. Se trataba del BMW Turbo, un deportivo con alas de gaviota presentado en Múnich en 1972, con motivo de la celebración de los Juegos Olímpicos.

En 1978, durante la celebración del Salón de París, el stand de BMW se convertía en el centro de atención de todas las miradas. Se trataba de la primera vez que se podía admirar de cerca el BMW M1. Uno de los aspectos que más llamaba la atención era su baja altura. Este superdeportivo sólo medía 1,14 metros de alto, frente a los 4,36 de largo y 1,82 de ancho.

Otra de las ‘rarezas’ que caracterizaba al BMW era la disposición del motor. Se trataba de un propulsor de seis cilindros en línea, con 3,5 litros de cilindrada y una potencia de 277 caballos que estaba situado en posición longitudinal, por delante del eje trasero. Esta disposición, unida a un bajo centro de gravedad, proporcionaba una distribución del peso del 44% para el eje delantero y el 56% para el trasero.

La potencia se transmitía por medio de una caja de cinco marchas firmada por ZF y, además, el M1 contaba con un diferencial autoblocante, reglado al 40%. Con todo ello, el superdeportivo de BMW alcanzaba una velocidad máxima de 264,7 kilómetros por hora y aceleraba de 0 a 100 km/h en 5,6 segundos. No obstante, según señalaban aquellos afortunados que pudieron ponerse a sus mandos, para llevar al límite al M1 el piloto debería tener una depurada técnica del contravolante.


Imagen
Y cuando todo parecía ir sobre ruedas –cada vez había más pedidos del M1-, Lamborghini sufría un duro revés que le impedía continuar con la fabricación del superdeportivo. Esta crisis del fabricante italiano desembocó en un contratiempo para BMW, que finalmente optó por designar a Baur –una empresa constructora de autocares de Stuttgart- para continuar con la construcción del BMW M1.

Así, el chasis y la carrocería de fibra se realizaban en Módena (Italia) por Marchesi y TIR, respectivamente. Giugiaro ensamblaba estos dos elementos y le añadía los revestimientos interiores y, desde el país transalpino, el M1 se dirigía a Stuttgart, donde Baur montaría los motores.

Esta circunstancia supuso retrasos para BMW, que tenía que fabricar 400 unidades en 24 meses. Para acelerar la fabricación del modelo y que el M1 estuviera en los circuitos lo antes posible, BMW Motorsport, Bernie Ecclestone y Max Mosley crearon la Fórmula Procar, unas carreras con el BMW M1 como protagonista, que se celebrarían instantes antes de los Grandes Premios de Fórmula 1.

Aún así, fuera de la competición Procar, hay que reconocer que el BMW M1 no obtuvo grandes triunfos en el mundo de la competición. Tan sólo algún que otro triunfo en diversas competiciones de Estados Unidos forman parte del palmarés de este superdeportivo.

De hecho, el M1 pasaba de ser un coche ganador a arte sobre ruedas cuando Andy Warhol utilizó sus dotes para decorar una unidad de competición en 1979. Dos años después, en 1981, después de fabricar 445 unidades -399 de calle y 46 en versión Procar- BMW Motorsport decidía finalizar la producción de este modelo y se convertía en un icono del automovilismo.
equipo de paddock
Site Admin
 
Mensajes: 1048
Registrado: Mié Dic 12, 2007 10:04 pm

Volver a NOTICIAS



cron