Pere Navarro descubre que la tecnología salva vidas

Pere Navarro descubre que la tecnología salva vidas

Notapor equipo de paddock el Lun Ene 19, 2009 8:45 pm

Pere Navarro descubre que la tecnología salva vidas

Imagen

El director de la DGT, Pere Navarro, se ha dado cuenta de algo que los fabricantes de coches llevan haciendo desde hace décadas: la tecnología de seguridad de los automóviles salva vidas. Y es que es a ellos, a los constructores de coches, a los que debemos agradecer la cantidad de personas que sobreviven y hasta salen ilesas tras un accidente de tráfico debido a los innumerables sistemas de seguridad que han desarrollado y con los que se ha conseguido aumentar espectacularmente el umbral de supervivencia tras un siniestro de circulación.No obstante, para el presunto máximo responsable de que no nos matemos en una carretera, esto de que la tecnología salva vidas es una novedad. Y es que en una entrevista a una agencia de noticias, Navarro ha afirmado que espera que se llegue a las cero muertes en un futuro “cuando la carretera esté dotada de una tecnología que hable con el vehículo, de manera que, aunque se produzca el fallo humano, pueda haber un accidente pero que no se cuente por muertos. Esto es un horizonte tecnológico no imposible a medio o largo o plazo”.
Imagen

Pues a medio o largo plazo no. Esto es posible ya. Hay numerosos sistemas de seguridad desarrollados por los fabricantes de coches que podrían estar ya salvando vidas, muchas vidas, si el 100% del parque móvil lo tuviera instalado. El problema es que la tecnología lleva tiempo abaratarla para poder masificarla. Primero, por los elevados costes de investigación y desarrollo. Y segundo, porque también es necesario un tiempo para hacerla más asequible al tiempo que se va extendiendo por la gama de un fabricante de coches.

Todos los sistemas de seguridad comienzan a entrar en producción en los coches premium y después se van generalizando a los segmentos inferiores. Así ha sido con el cinturón de seguridad, los airbag, el ABS o el ESP. El primer coche que equipó el airbag de conductor y el ABS fue el Mercedes 500 de principios de los ‘80. Era un coche que muy pocos podían permitirse. 25 años después, tanto el airbag de conductor como el ABS forman parte del equipo de serie del 98% de los coches nuevos que se venden en Europa.

Para acortar el tiempo en que se universaliza un sistema de seguridad, bien podrían los poderes públicos colaborar con los fabricantes de coches en vez de asfixiarles a impuestos y restricciones legales por motivos presuntamente medioambientales. En España, por ejemplo, se ha reformado el Impuesto de Matriculación. Desde el 1 de enero de 2008, la fiscalidad que grava los coches está vinculada a las emisiones de C02. En vez de esto, bien podría el Gobierno haber vinculado los impuestos a la seguridad que ofrece un automóvil.

Pero no sólo no se ha hecho esto sino que el Impuesto de Matriculación en vigor tiene un efecto perverso: abarata la compra de los coches menos seguros al tiempo que encarece la adquisión de los que más y mejor protegen la vida humana. Así, comprar un utilitario que emita poco CO2 es hasta 4.000 euros más barato si emite menos de 120 gramos de dióxido de carbono por kilómetro. En cambio, la adquisición de un todo terreno se ha encarecido hasta 6.000 euros en caso de que ese coche emita más de 190 gramos de C02. Y esto pese a que el los 4×4 tienen el índice de supervivencia en accidente de tráfico más elevado por categoría de vehículo según la Universidad de Zaragoza. Concretamente, un 77%.

Salvar a 1.338 personas al año
Imagen
Según datos de la Agencia Nacional de Seguridad en el Tráfico estadounidense (NHTSA), el Control Electrónico de Estabilidad (ESP) salvaría a 1.338 personas al año en España si el 100% del parque móvil lo tuviera instalado. Por ello, en Estados Unidos se ha declarado este sistema obligatorio en todos los coches nuevos que se vendan a partir de 2012. La agencia nortemericana cifra en un 35% la efectividad de este sistema en reducción de siniestralidad. Aplicado ese porcentaje a los 3.823 muertos en el tráfico de 2007, salen esas 1.338 vidas salvadas. Frente a esta elevada eficacia, la reducción de muertos de 2008 ha sido de sólo 560 personas, según la DGT.

Pero es que además, la obsolescencia del parque móvil también influye en la mortalidad en el tráfico. Así, según un informe de la Universidad Politécnica de Valencia, si se eliminasen de la circulación los más de 8′5 millones de coches de más de 10 años que circulan por España, la siniestralidad caería un 40%. En cambio, la actual política represiva de los conductores ha bajado la siniestralidad un 20% según la DGT.
Imagen
Según datos del Informe BASMA, la Alerta ante Cambio de Carril evitaría un mínimo de 500 muertos al año y el Dispositivo de Llamada de Emergencia (E-Call) podría salvar la vida a 820 personas al año. El E-Call está desarrollado técnicamente desde el año 1996 por la industria automovilística pero los poderes públicos no han hecho nada para adaptar el 112 a él, por lo que los fabricantes no lo han extendido. Otro ejemplo de la ineficacia de la política represiva es el alcohol. Así, pese a las campañas de propaganda y los controles de alcoholemia, según datos de la DGT, en 2007 murieron en España 900 personas en accidentes de tráfico desencadenados por conductores bebidos. Para evitar esta sangría, existe un dispositivo que evita que un coche arranque si su conductor ha bebido alcohol.
Imagen
Se llama alcolok y está desarrollado desde 1992, pero los poderes públicos no lo han declarado obligatorio. Si se hubiera decretado obligatorio en todos los coches nuevos desde el año 1992 en que se creó, hoy tendríamos un 90% del parque móvil con el que no se podría conducir si se ha bebido



a estos sistemas, hay muchos otros como el de mantenimiento de la distancia de seguridad. Con él instalado, los coches son capaces por sí solos de frenar cuando se acercan al vehículo que les precede y el conductor no se da cuenta porque está distraído o desatento. De esta forma es posible evitar las colisiones por alcance. También hay tecnología para disminuir las lesiones por atropello. Los fabricantes de coches están comenzando a introducir elementos de deformación programada del coche para evitar daños a un peatón cuando es atropellado.

Junto a ellos, ya hay sistemas de visión por infrarrojos para detectar la presencia de personas o animales en la trayectoria del vehículo mucho antes de que el conductor tenga contacto visual con ellos. Por tanto, si el señor Navarro quisiera hacer algo realmente útil por nosotros, lo que debería hacer es cambiar toda la política de seguridad vial porque está basada únicamente en la represión del conductor, por lo que muchas causas de accidentes de tráfico quedan sin combatir.

No en vano, según el Anuario Estadístico de Accidentes 2007 que edita la DGT, en el 40′93% de los accidentes de tráfico con víctimas mortales en carretera, no hubo ninguna infracción al Código de la Circulación causante del siniestro.
equipo de paddock
Site Admin
 
Mensajes: 1048
Registrado: Mié Dic 12, 2007 10:04 pm

Volver a NOTICIAS



cron